Esperando al rey, holograma de un viaje interior

Uno puede decantarse por Esperando al rey (An hologram for the king) en uno de esos días en los que es necesario huir sin perderse. Tom Hanks siempre resulta. Es un clásico en este tipo hace películas entretenidas. A veces nos dejamos engañar por su aspecto tierno y aniñado pero, oigan, como actor recuerden que también ha estado en la trinchera, rescatando nada más y nada menos que al soldado Ryan.

Esperando al rey es algo así como Lost in Translation pero mucho menos intensa. Es un poquito también como “Bajo el sol de la Toscana” pero no tan empalagosa (confieso que me encanta a pesar de todo). Carece de la comicidad, algo amarga, de Bill Murray, pero la de Tom Hanks tiene algún que otro momento para alzar la comisura de los labios, es amable y te deja con el buen sabor de boca de un “¿por qué no?”. Y, qué quieren que les diga, a mí los “¿por qué no?”, me han venido genial en la vida.

No les contaré que su director es Tom Twyker por que hasta que no lo leí en el extracto de Filmin ni siquiera sabía quién era el tal Twyker. Pero sí les contaré que una de las protagonistas es Sarita Choudhury, que me pareció una exótica y maravillosa actriz madura en Homeland a tener en cuenta. Aparece también en Aprendiendo a conducir.

El viaje del protagonista es a Arabia Saudí. En la película hay tópicos, chistes sobre tópicos y algún primer plano muy poético hacia el final de la cinta. ¿Merece la pena verla? Sí, a pesar de todo.

Leave a Comment

Leave A Comment Your email address will not be published